La infiltración es la acción que consiste en la utilización de una persona, conocida como topo, cuyo cometido básico es ganarse la confianza de aquéllos que poseen la información que se ha ido a buscar.

Las empresas que tienen problemas habitualmente con el hurto interno, suelen ser aquellas que disponen de material de valor, novedoso, fácil de vender, fácil de ser hurtado (tamaño)

Grandes almacenes, empresas de logística, transportes, distribución, fábricas de componentes y últimamente grandes empresas relacionadas con el sector de la alimentación, son los principales demandantes de servicios de infiltración empresarial.

La gestión de los recursos humanos de la empresa, es uno de los factores determinantes para que el hurto se produzca.

Existen una serie de aspectos que influyen en el comportamiento de los trabajadores de la empresa, y por lo tanto también pueden actuar como inhibidores o potenciadores de ciertos comportamientos deshonestos.

Ambiente laboral.

Política de contratación. 

Oportunidad.

Calidad del producto. En función de su atractivo para el posible hurtador.

Dependiendo del sector y la problemática o fraude que se esté llevando a cabo, una infiltración puede llevar un tiempo aproximado de 2 meses. Tiempo suficiente para ganarse la confianza de las personas que pueden estar causando un perjuicio o fraude a la empresa.

Desde nuestra experiencia los principales motivos por los que se requieren nuestros servicios de infiltración son: el hurto de mercancía, autoconsumo, hurto de dinero en efectivo y manipulación de P.V.P.

Aparte del evidente perjuicio económico, en muchas ocasiones el hurto interno puede afectar a la credibilidad y al trato con clientes y proveedores, siendo el causante de pérdidas de confianza entre ambas partes.

El hurto interno debe ser atajado cuanto antes, pues es habitual que se extienda, si otros trabajadores observan la impunidad con la que actúan sus compañeros. Para ello una buena herramienta es la contratación de Detectives Privados.

 

Tags: